Un poema debe tener el filo suficiente para abrir la carne y llegar al alma. Autor desconocido

jueves, 2 de abril de 2015

Herida de muerte


Querido mio,
Desconozco si el peso de la soledad me ha trastornado
Si ha destruido mi cabeza y corazón con sus oscuros enredos
Si ha minado mi alma hasta un punto sin retorno.

Desconozco si las semillas del odio me han vuelto una bestia.
Agazapada entre las sombras, esperando el ataque inminente.
Esperando lo que jamas llegara.


Querido mio,
Me he reído a gritos de lo sagrado.
Mi verdad la he tapizado con vanas palabras.
Caminando por otros rumbos,
de aquellos lejanos y estériles.

Rumbos sin escapatoria.
Ríos que no desembocan en ninguna parte.

Querido mio,
quizás la realidad si me ha trastornado,
de tanto tratar de olvidarte
soy incapaz de borrarte,
menos aun de encontrarte.

Querido mio
Desconozco si soy un animal herido de muerte.
Pero en noches inciertas,
Me despierto pensándote.
Añorándote con toda la fuerza de mi alma.

El maldito deseo tiene tu nombre marcado a fuego.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada